mi­nimo se hubiera limpiado los mecos para darme el beso.